Cuartos de Final GC

CUARTOS DE FINAL – Viernes 6 de noviembre

1ªRONDA – ELEMENTOS: OPUESTO – REMEDIO -MÁQUINA

 EL ÚLTIMO GUERRERO

Era un día triste. Manuel había muerto trágicamente. Era un chico sano, lo opuesto a una persona enferma, se alimentaba bien, hacía deporte, solo tenia tratamiento para el colesterol, gebnetico de su padre.

Su mujer estaba en el entierro y estaba desconsolada. No existía remedio para la muerte.

La familia intentaba ayudar, los amigos se acercaban y hablaban, hacian bromas, intentaban pasar el rato.

Finalmente la maquina que introducia el ataud empezó a meterlo en el nicho.

Manuel quedó enterrado para siempre. La gente se fue yendo a sus casas y allí se quedó su mujer. Se arrodilló y por primera vez en todo el día sonrió-.

TE gusto el valium que te puse en el desayuno, hijo de puta?? Jejeje..No le gustaba que la engañara, mejor bajo tierra que aquí con los vivos.

La muerte no tiene REMEDIO….

ES EL FINNNNNN….

 

RONNIE FOX

Veinte segundos son suficientes para cambiarte la vida. Incluso para enamorarte. A primera vista. Es lo que me sucedió a mí. Era mi primer día de trabajo, y le vi en el lado opuesto de la calle. Llevaba ese verde tan intenso, tan…

Yo vivía en esa máquina, esperando aquellos veinte segundos para verla detrás del cristal.

Los viandantes seguían su rutina, ignorando que yo, día y noche, sin descanso, esperaba los veinte segundos imaginándome qué le gustaba, de qué color tendría los ojos, cómo gastaría el tiempo en lo que yo me ponía a trabajar.

Los semáforos es lo que tenemos, que no hay más remedio que esperar el turnismo incansable: rojo, verde, rojo, verde.

Recuerdo, un día, que ella ayudó a pasar a un ciego. También cómo aquella viejita solitaria, apoyada en su bastón, la ignoró y yo tuve que hacer la vez de verde.

Nunca supe si le gustaba mi rojo. Si me hubiera gustado a mí de estar en su caso, pero lo que sí tenía claro es que nos hubiésemos complementado: ella corría, yo me detenía.

Adoré aquel momento en que le pusieron voz:

-tú, tú, tú, tú, tú- sentía que me decía.

Pero un día, algo pasó. Su luz se apagó sin aviso.

-¿Qué pasa, dónde ha ido?- le chillé a mi compañero.

-Tranquilo, ahora vendrá un operario municipal.

Y vino.

Pero al encenderla de nuevo, no era su luz. No era ella. Algo había cambiado.

Y yo, yo seguí igual. Rojo, quieto.

* Ganadora: RONNIE FOX

 

2ª RONDA – ELEMENTOS: INVISIBLE – EQUILIBRIO – REVOLVER

 GUANCHITA PLUMA

La voz

Ella no soy yo, no tiene nada que ver conmigo, no habita en mí. Como siempre, la voz que me ha estado acompañando, mejor dicho, dominando a lo largo de toda la angustiosa noche desaparece con cada nuevo amanecer. En su lugar, solo queda ahora un hueco invisible y mis cávalas. Ya intuyo el tipo de preguntas que me hará el policía al que veo acercándose a través de la ventana. Empiezo a sentir náuseas de nuevo y hasta creo que voy a perder el equilibrio de un momento a otro. Como loco, empiezo a revolver todo en la habitación. Cómo explicarle que no he sido yo, que yo no he presenciado la escena. Que ha sido esa voz, sí, exacto, ella de nuevo. La que aparece y desaparece a su antojo, la que me llena la cabeza de pájaros. Vuelvo a mirar a mi alrededor. Cómo explicarlo en medio de esta escabechina que es ahora mi cuarto y con las manos cubiertas de sangre. ¿Cómo explicarlo?

 

AGIBÍLIBUS

Una neblina invisible cubría aquel antro futurista. Ella hacía equilibrio con sus tacones mientras se dirigía a la barra, unos frikis comían una galleta liofilizada. Un filibustero la abordó con un piropo. Ella lo ignoró estaba harta de esos aprendices de Machado que ni si quiera le decían te quiero cuando se levantaban a su lado. El barman harto de revolver se puso hacer malabares con bebidas artificiales. Una gogó giraba sobre un holograma invisible de una barra metalizada. La noche se animaba.

* Ganador: AGIBÍLUS

 

3ª RONDA – ELEMENTOS: COLOR – CLAVE – DESTINO

ARENA

DESTINO

El color es la clave. Violeta será un destino triste. Azul y rosa fue tan bello. No entres jamás en el cubismo, yo ya conozco la perspectiva deformada de las cosas. Amarillo no es el sol, sino tu enfermedad. Y rosa fue el alma de Kandinsky.

-Vio en el rosa lo invisible –dijo, y se apagó la luz de los museos.

-Vio en el negro la noche –dijo el día.

-Pero yo nunca fui la oscuridad –dijo la noche.

Kandinsky deliraba. No podía saber cómo decirlo. Cómo decir que la vida estaba siempre dentro.

LA PROFESORA CHIFLADA

No tenía remedio. Además a aquella altura de su vida tampoco iba a cambiar. Veía señales del destino por todos lados. Una paloma muerta en la carretera ya era el presagio de un mal día. Y ahora aquella cita a ciegas con aquel desconocido. En el fondo era una romántica empedernida. Ahora le había dado por pensar que si el coche que cruzaba la carretera era de color rojo iba a tener suerte. Respiró hondo. Debía ser un poco más adulto. Pero no podía evitarlo. La clave estaba en su tendencia a la fantasía desorbitada. Cualquier objeto podía ser convertible en una señal. Se había tomado su segundo vino. Dentro de poco aparecería él. Alguien tal vez a quien su destino le tenía prepaparado. De pronto apareció, era un coche rojo, dentro un muchacho de dientes perfectos le sonreía.

* Ganadora: ARENA

 

4ª RONDA – ELEMENTOS: HUMO – DUDA – SEXUAL

UTÓPICO ATÍPICO

 Tap tap tap tap tap

El ruido de la lluvia casi no permitía escuchar el televisor. Era increíble cuanto llovía, aunque lo realmente increíble es que hubiera un televisor bajo aquella lona de plástico, entre aquellas hogueras que lo llenaban todo de humo.

Samir llegó y preguntó si, siendo miércoles, podrían ver la Champions. Tenía la duda de si jugaban el Madrid o el Barcelona.

Ahora no, Samir, respondió Ahmed, no es el momento. Siempre pasaba lo mismo con su hermano pequeño, solo tenía en la cabeza el fútbol y su inexistente vida sexual.

Tap tap tap tap tap. La lluvia amainaba…

En la televisión, cientos de hombres trajeados escuchaban a otro hombre trajeado exponer sus argumentos, el razonamiento de por qué ellos no podían permanecer más tiempo en… ¿dónde estaban? ¿Eslovenia? ¿Croacia? ¿Polonia? Llevaban mucho tiempo andando y en algún punto del camino había dejado de contar los kilómetros y las fronteras.

Tap tap tap tap tap. La lluvia arreció, aunque el discurso del hombre trajeado se hizo más claro, más contundente y definitivo.

Samir preguntó: ¿Qué dicen?

Ahmed contestó con la cabeza gacha: que somos ilegales.

Clap clap clap clap clap.

Y la ovación de los hombres trajeados a penas dejaba escuchar la lluvia…

VITRIOL

Lo confieso. Me reconozco un adicto a esas situaciones tan divertidas que el común de los mortales llama “tensión sexual no resuelta”. ¿En serio? ¿No resuelta? Será porque no quieres…

Aquella noche era una más de aquellas noches. Ya estaba duchada, maquillada y llevaba ese traje ajustado rojo que no pasa desapercibido. “No resulelta”… Sabía que él estaría allí. Lleva tiempo buscándome, y hoy … … Hoy se va a llevar una sorpresa. El garito era uno de esos garitos que tanto me gustan. Humo y música alta. Drogas, rock and roll y sexo. Sexo del bueno.

Entré pasada la madrugada. Y allí estaba. De lejos podía oler su perfume, y su debilidad… Era una presa fácil.

Pero la que se llevó la sorpresa fui yo. A su lado estaba aquella chica que no veía desde hacía tanto. Y me asaltó la duda. Una duda que solo había una forma de resolver. A tres bandas.

No me juzgues. Es mi confesión.

* Ganador: UTÓPICO ATÍPICO