Relatos primera eliminatoria

1ª Eliminatoria – Viernes 30 de octubre

1ª RONDA – ELEMENTOS: MAR – CRÍTICO – VIBRANTE

AGIBÍLIBUS

Levantó la vista del ordenador, no había escrito ni una sola palabra. Un mar de gente llenaba la sala. Trató de localizar a sus posibles asesinos. El miedo era vertical, se hacía cuesta arriba el temor a expirar. Todo por culpa de sus caricaturas de Mahoma realizadas, días atrás. Escrutó la sala, una chica vibrante se aplicaba un rimel de miel para corregir su tristeza, a su lado un crítico de cine. No había tiempo para más, por lo que escribió: Ave, César los que van a morir te saludan.

ESCALDÓN DESTRUCTIVO

No sabrás de que palo voy si nunca bebiste garrafón en un bingo. Capítulo 1.

Si nunca has visto el mar no sabrás lo que es la inmensidad. Ser crítico sin conocer es muy facil.

Al menos es lo que me decían en la logse. Debes aprender para conseguir un buen curro. No te dejes llevar por los cafres que acabarás en la clase de atrasados… y esos acaban en gran hermano.

Ahora. Despuées de que la señorita Tere me diera las pautas adecuadas trabajo en un bingo. No es un trabajo vibrante pero al menos me puedo ir a la cama con alguna señora que haya triunfado.

Esas son agradecidas, si les toca el bote puedes incluso quedarte a desayunar huevos con tostadas.

Cuando sea mayor y más maduro que ahora –sólo tengo 47 años- buscaré un empleo crema que haga ligarme a una modelo. No me importa que ya no sea muy popular… me vale con que me deje algo de perras para jugar algunos cartones.

* Ganador: AGIBÍLIBUS

 

2ª RONDA – ELEMENTOS: CONFESIÓN – BIGOTE – TORMENTA

VITRIOL

La confesión

Sí, lo. Nunca he sido un hombre de acción. Soy consciente de mis limitaciones. Pero, ¿sabes qué? No me importa. Hace tiempo que dejó de importarme tu opinión acerca de mi bigote. Lo confieso. Se que es demasiado grande y me da aspecto de un camionero trasnochado venido a menos. Pero así soy yo. Este es mi manifiesto. Mi confesión. Mi “aquí estoy yo”. Porque la vida es una sucesión de días soleados entre tormenta y tormenta. Luz, oscuridad. Luz, oscuridad. Te puede gustar más o menos, pero si levanto la cabeza y te busco entre toda esa gente, sabes que te tengo presente. Porque al final lo único que pretendo es pasar una vida contigo.

 ELENA VALLEJO

Me torturaban con saña, para tratar de sacarme la confesión en medio de aquella tormenta atroz. Me quemaron lapie con cigarrillos, me arrancaron las 7uñas, el cuero cabelludo…y aun así, permanecí mudo como una tumba. Pero descubrieron mi punto débil. Cuando amenazaron con afeitarme el bigote, me derrumbé. Era el secreto de mi éxito en la cama, auqel bigote que coronaba sexy y risueño mi pene, normalmente flacido,pero que se animaba debajo de auel bogote teñidon de rubio. Yom por mi bigoite nnato

* Ganador: VITRIOL

 

3ª RONDA – ELEMENTOS: RETROVISOR – SUJETADOR – JUEGO

 LILA O. WHIMSICAL

Oh dios, dónde he metido el sujetador?

Juro que estaba pòr aquí cerca

La cabeza me pulsa como una estrella loca, siempre en el punto cercano a la desintegración. Siento que en el informe de anoche falta un capítulo, tras el juego dcon los chupitos me quedé en blanco. Sin embargo recuerdo su mirada, a través del espéjo retrovisor, retándome a que la noche y el juego subieran de nivel.

Cuándo vuelves? Cuántas veces hay que lamer la espalda de una rana venenosa para morir? Sígueme, en silencio…

Y todo se deslavaza ahora, pierdo la noción de lo que fue real, y el teléfono lleva sonando media hora sin parar. Me deslizo trabajosamente hasta la puerta, sólo para encontrarme con que n o eres tú, ni nadie que se te parezca, porque el ayer se esfuma y hace ya tantos años que no me tocas que las células de mi piel ya han cambiado por completo.

GUANCHITA PLUMA

Que empiece la fiesta

Antes de bajarse del coche, echó un último vistazo al retrovisor, con la duda de dar media vuelta y salir corriendo. En aquella fiesta nada era lo que parecía. Después de que se sirviera todo el mejunje afrodisíaco, fue el anfitrión, un tipo de lo más normal y admirado en su vida cotidiana, el que se acercó a una mujer, que no era precisamente la suya, para despojarla, en primer lugar, de su sujetador y dejándola únicamente con su máscara. Así empezó el juego en el que brazos, piernas, deseos y lujuria se alternaban y mezclaban por doquier. – Menos mal- pensó cuando le tocó a él, que no se había dado media vuelta.

*Ganadora: GUANCHITA PLUMA

 

4º RONDA – ELEMENTOS: JARDÍN – CIERVO – CALOR

 SOULFLOW

Lo había visitado cientos de veces, eso era evidente. Paseaba por entre los árboles como si fueran sus familiares o conocidos, incluso los saludaba con la cornamenta. Así de educado era el ciervo, al que todos habrían conocido en cualquier otro tiempo como el veloz.

Para el veloz, aquel bosque era como el jardín de su casa, un lugar donde sentirse a salvo entre los suyos. Pero hoy pasea y se siente en un lugar extraño, lejos de todo lo que alguna vez le había aportado algo de calor. Hoy camina, solo, sabiendo que su jardín pronto dejará de serlo. Tanto como él dejará de correr, libre, como aquel que todos llamaron alguna vez el veloz. Y eso no le apenaba. Sus carreras acabarían algún día, como las de todos. Pero ¿y sus hijos? ¿los hijos de sus vecinos y amigos? ¿por donde correrían ellos? No en su jardín, desde luego.

RONNIE FOX

Claudio Champigrande III era el único descendiente de la comunidad de gnomos que vivía en el jardín de la calle 43.

Soñaba, despierto, inmóvil, con llegar a avistar, alguna vez, un ciervo. Pero claro, eso resultaba un poco difícil.

Sin embargo, y aunque aquella mañana de calor sofocante y pegajoso, no parecía tener fin, algo iba a cambiar –inevitablemente- en la vida de Claudio Champigrande: iba a conocer el exterior.

-¡Qué emoción!- le decía a sus compañeros de caja: juguetes del latoso perro Plutón, y otros cacharros oxidados. Nadie respondía.

-¿Emocionante?- se oyó una voz al otro lado del cartón.

-¡Sí, amigo! Yo soy un gnomo explorador. Aún no he podido demostrar mis destrezas, pero estoy esperando hacerlo.

-Pues a mí del exterior no me interesa nada. ¡Nada!- y entonces lo reconoció. Era el viejo despertador de don Anselmo.

-¿Por qué tan triste y apagado, querido despertador?

-¿Es que no lo sabes?

-¿El qué?

-Nos mudamos.

-¡Sí!

-Porque don Anselmo falleció.

Y entonces, nada del exterior le interesaba. Extrañaba su jardín.

Y a don Alselmo.

Y a su familia de gnomos que moría con él, en la parte de atrás de un camión de mudanzas que iba a un trastero de las afueras de la ciudad.

 

* Ganadora: RONNIE FOX